LIVE, LOVE & BE PAISA

LIVE, LOVE & BE PAISA

¿Te has preguntado cómo es vivir en Medellín?

Para mí como paisa, vivir y crecer en Medellín significan muchos sentimientos, memorias y costumbres, entre ellas

-Amar profundamente a mi tierra, mis raíces, las montañas, mi ciudad y toda la historia de nuestros ancestros.

-Tener una madre de Marinilla y un padre de San Pedro que, con la visión de sus familias, llegaron a esta tierra en búsqueda de oportunidades.

-Tener 16 tías, 6 tíos, como 50 primos y estar listo para conocer uno más.

-Pasar fines de semana y vacaciones en la finca, montar a caballo, coger y comer guayabas, nísperos y mandarinas; también, crecer rodeado de personas del campo y aprender de su sabiduría especial.

-Desayunar arepa, almorzar bandeja paisa, comerse una empanadita al algo y, por qué no, repetir el menú a la comida.

-Conocer y recordar el dolor que vivimos en una época de sombra y, a la vez, darse cuenta de que la luz brilló más fuerte para transformar a través del amor, la cultura y la innovación.

Amando ser paisa

-Levantarse todos los días para, en conjunto, crear, avanzar, emprender y aportar un granito de arena a la región.

-Saludar a las personas alrededor, en el ascensor, en la tienda, en la fila y poner conversación de cualquier tema.

-Admirar los silleteros, los arrieros, los trovadores y toda su tradición.

-Haber montado en chiva, disfrutando de todo su folclor.

-Tomarse un tintico entre amigos, mientras se habla de ideas, proyectos y planes a futuro.

-Bailar con las tías, tíos y primos en las reuniones familiares y cantar todas las canciones de diciembre, vallenatos y música de folclor.

-Esperar diciembre para prender velitas, hacer la novena en familia y comer toda la natilla y buñuelos del año.

Ser paisa es ser un buen anfitrión de esta tierra y hacerlo con el corazón.

¿Para ti qué es ser paisa?

Les compartimos algunas experiencias de personas que han llegado a Medellín a vivir y llevan un paisa en su corazón

Jaqueline, una paisa de Canadá

Jaqueline T.

Canadá

“¡Para mí, vivir en Colombia, ha sido una gran aventura!

Los primeros seis meses los pasé en Santa Fe de Antioquia. Vivir en Santa Fe fue muy divertido, todo era nuevo. No había vivido en una ciudad pequeña o en un país extranjero antes. Un idioma diferente, un mundo diferente.

Alrededor de una vez cada dos semanas tendría una razón para venir a Medellín. Tenía muchas ganas de estar en la ciudad, pues tiene excelentes restaurantes, buenos lugares para hacer compras y una gran energía de ciudad.

Seis rápidos meses después, estoy de regreso en Medellín. Estoy aprendiendo el idioma, adaptándome al ambiente de la gran ciudad, aprendiendo el sistema de tránsito rápido. Yo vivo aquí, ésta es mi ciudad.

Las luces, la energía, la industria, la cultura, ahora, todo esto, es mi hogar. No son unas largas y extrañas vacaciones en una pequeña ciudad sudamericana, es donde estoy aprendiendo a ser Paisa. He descubierto cómo funciona el tráfico, dónde están las ferreterías, qué es un tipo de Rappi y cómo maniobrar con seguridad un Grin Scooter.

Tengo amigos colombianos y soy amiga de los guardias y señoras en mi edificio. Poco a poco estoy explorando todas las áreas de la ciudad y conociendo mi camino alrededor. Tengo un gimnasio, una ama de llaves y mi propia manicurista que viene a mi casa. Tengo un doctor, una florista, una costurera y mi tienda de pescado favorita. Estoy en casa.

Me he enamorado de esta locamente hermosa, energética y tropical ciudad y de sus habitantes. Hace poco estuve haciendo fila en la carnicería y, una señora que estaba a mi lado comenzó a charlar sobre cosas cotidianas en la tienda, en español, como si fuera un local; en ese momento entendí: ¡Yo soy local!

Russ, un paisa ruso

Russ S.

Rusia

Mudarse a Medellín fue muy espontáneo pero lógico para mí.

Sentí una creciente presión del frío invierno del noreste de los Estados Unidos. Junto con eso, crecía la situación estresante a nivel personal y de negocios y mi mente solicitó reubicarme en un lugar donde sea cálido, espiritual y diferente. Eso fue un día antes de Navidad.

Pocos meses antes de esa mudanza espontánea, visité Cartagena y Medellín como un turista típico y quedé impresionado con Colombia.

He visitado muchos países de América del Sur y América Central a lo largo del Caribe. Así que, no era el clima; fue algo más. De todos modos, por primera vez en mi vida celebré Navidad y Año Nuevo solo y fui feliz.

La atmósfera colombiana, la genuina calidez de las personas, el idioma español con increíbles acentos paisas, abrazando las montañas de Antioquia… Todo esto fue espiritual y como un santuario para mí.

Así que, pocos días de vacaciones se convirtieron en pocas semanas, pocas semanas se convirtieron en pocos meses y ahora son pocos años.

Las vacaciones terminaron a mediados de enero cuando decidí quedarme aquí, así que pasé unas semanas en la casa de Santa Elena con amigos, perros y mucha naturaleza. Nunca estuve rodeado de tanta diversidad de flora.

Una vez que me mudé a Medellín, alquilé un departamento, una oficina y decidí trasladar mi presencia y negocio aquí por mucho tiempo. Así es como Colombia me trajo equilibrio, amor y felicidad.

Así es como se ha sentido durante aproximadamente un año. Soy súper productivo y equilibrado en comparación con otras partes del mundo en las que viví durante mucho tiempo, como Europa del Este y América del Norte.

Estoy agradecido por las relaciones que he hecho aquí. He aprendido la hospitalidad colombiana aún más cerca estando con familias y amigos paisa; disfrutando de la comida paisa casera, experimentando problemas familiares comunes, adversidades y momentos felices.

Viajé mucho por Colombia y observé mucho: Barranquilla, Cartagena, Santa Marta, Bogotá, Cali.

Antioquia todavía me da el sentimiento más espiritual y equilibrado. Me quedare aquí. Me encantaría tener un apartamento en Laureles y una casa en Guarne o Santa Elena.

He vivido en Laureles y Belén, he visitado comunas a menudo y estoy feliz de poder llevarme bien con la mayoría de las personas a mi alrededor. Si muestras respeto obtendrás respeto; no hay que dar papaya. Reglas morales simples y de sentido común.

Espero aportar valor y contribuir a la economía colombiana, desarrollar buenos negocios aquí y ganar más amigos y resolver mi vida personal.”

James, un paisa de los Estados Unidos

James S.

Estados Unidos

Me mudé a Medellín a tiempo completo en julio de 2019.

Principalmente me mudé aquí por el cambio de vida y las cosas hermosas que Colombia tiene para ofrecer. El clima, la gente y la calidad / variedad de alimentos aquí son increíbles. El costo de vida es muy razonable y la atención médica es sobresaliente tanto en costos como en servicios prestados.

Estoy muy contento con mi decisión de dejar los Estados Unidos y ahora soy un paisa. Si está considerando mudarse a Colombia, ¡definitivamente lo recomiendo!”

Joel, un paisa de Estados Unidos

Joel N.

Estados Unidos

“Viajo para mi crecimiento personal.

A lo largo de mi viaje busco personas e influencias culturales que pueden tener un impacto positivo en mi carácter. En la gente de Paisa encontré mucho más de lo que esperaba.

La cultura de Paisa es muy hermosa. La forma en que se presentan, la forma en que se hablan, sus actitudes de bienvenida y de compartir y la positividad que todos parecen tener fue muy refrescante para mí.

Colombia se ha convertido en un segundo hogar para mí gracias a la gente y, ahora se que el tiempo pasado aquí es una influencia positiva para mí”.